La Vejez de Don Juan

octubre 4, 2007 at 8:33 pm (General)

 

 

Si, Don Juan está triste, por que empieza a ser viejo…

Sus cabellos se hicieron blancos, como la nieve y su frente se arrugo sin pedirle permiso. Rompió su último espejo, donde tantas veces vio como su rostro se le arrugaba y frente a ese mismo espejo, supo como nadie decir lo que no siente.

Su guitarra sonó tantas veces, en noches de desvelo y de bohemia, en noches de cigarros, tequila y canciones estupendas, pero su dueño, (él mismo) sabía que mentía.

Realmente, fue un poco aventurero. Le atraía el mar, nunca fue insensible al juego, ni mucho menos a un buen vino, y el amor fue un camino por el que supo andar. Y siendo audaz, un día, alegremente corrió hacia el mar.

Y fue marino, conoció el mar, hablo con él, se enamoro del hermoso color azul, se enfado con las olas que movían su corazón, y en las noches serenas de lucero, veía volar gaviotas, y él contaba que envidiaba su libertad, posteriormente, comprendió por que la muerte es un viaje. Y eso, para mí siempre será un secreto.

Fue guerrero, supo reír en la batalla con ímpetu invencible y siempre el corazón como escudo. Supo de la sed que sabe a tierra, del sol que raja el cráneo, de la lluvia tenaz, de la fiebre en la jungla, de la asfixia en la sierra, de la emboscada y del ataque audaz.

Y comprendió por qué la guerra tiene amargas raíces que alimentan la paz.

Fue poeta, hambriento de hermosura, filtro acordes en la alquimia sutil del poema, cincelo cada estrofa y pulió cada verso como si fuera una gema. Pero al lograr un ritmo imperceptible o al apresar el tema de una alegre canción o cuando en una frase fue visible un perfil impreciso de su imaginación; recordaba a su esposa “su gran amor”.

Después…. ya no recuerdo. Creo que fue pintor, fue juglar, músico, fraile, mercader, espadachín, trovador, buen padre, pero sobre todo excelente abuelo. Y todo esto por amor a una mujer, nuevamente a su hermosa mujer.

Pero se le fue la juventud, su juventud que fue por tierra y mar, ebria de ensueño y loca de inquietud; y solo recordaba lo que quería olvidar, y siendo esclavo de su propia esclavitud, amo, amo, amo……..

Si, el venció la vida, sin pensar de que modo se levanto como un gladiador, y me enseño “que todo me falta en la vida, si me falta el amor”.

Para mi abuelo, que me enseño tantas cosas…
Te amo mi viejo, donde quiera que estés.

Laura.

 

 

 

 

Anuncios

1 comentario

  1. Jorge López L said,

    Que manera de describir a tu abuelo, bellas palabras sin duda. Te felicito por mantener esos bellos recuerdos de alguien que significó mucho para tí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: