Mi 1er Maratón de ensueño (Maratón Lala 2013)

marzo 11, 2013 at 2:25 pm (correr, General, Mis escritos) (, , , , )

El pasado domingo 3 de marzo del 2013 tuve la bendición, la oportunidad y el orgullo de convertirme y graduarme como “Maratonista”. Gracias al apoyo de mucha gente y de Fundación EDI.

Si hace un año alguien me hubiera  dicho que yo iba poder cruzar los 42.125kms lo hubiera tratado literalmente de loco, como yo una mujer con sobre peso, que tuvo una vida sedentaria por años, que fumaba, que tomaba iba a poder correr 42.125kms en menos de 4 horas, ¿Cómo? Y pues bueno, así fue, exactamente 9 meses después de mi primer carrera (Carrera Bonafont  Mayo 2012) SI! 9 meses 40 semanas exactamente, se gesto como un bebé, como mi bebé, no creo en las casualidades ni siquiera en las coincidencias, cada paso que di, cada cosa que hice, cada zancada, cada gota de sudor, cada entrenamiento, cada persona que me cruce en el camino, cada acción me llevo a poder cruzar la meta de  mi primer Maratón (Maratón Internacional Lala-Marzo 2013)

Esos 9 meses se resumieron en 42,125kms, en 3:53:19 horas, en miles de zancadas, en cientos de gotas de sudor, en más de una docena de gritos de dolor, de alegría, de satisfacción, en sonrisas invaluables antes,durante y después del Maratón, en apoyos, en muestras de cariñon, fue el renacer más increíble de todos, el que me confirmo que cuando SE QUIERE – SE PUEDE.

Cuando decidí que quería hacer el maratón más de uno me tacho de loca, no llevas ni un año corriendo y ya quieres correr un maratón? –Si, loca siempre he estado, así que  un poquito más de locura no creo que me haga daño, quizá por eso corro, quizá por eso soy corredora-. Después de varias carreras de 5km, de 10km y habiendo organizado una carrera con causa de 5kms en mi pueblo “San Juan Atlamica”, después de eso lo decidí, será el Maratón Lala, obviamente sin pasar antes por un Medio Maratón, que no se me quería dar, primero sería el Medio de Mazatlán, después Veracruz que lo cancele por cuestiones familiares, fue el Medio Maratón de Guadalajara el que me vio por primera vez en un Medio Maratón, si, otra vez la locura, corrí mi 1er Medio 15 días antes de mi Primer Maratón.

Así fue como contacte a Fernando Salazar el que no solo se convertiría en mi entrenador, sino también en mi amigo y cómplice en esta nueva aventura.  Y comenzaron los entrenamientos, cada semana llegaba uno nuevo, cada semana puse a prueba mis propios límites, cada uno me obligaba a salir de mi zona de confort, la largas distancias los Domingos nunca bajaron de 18 kms, hasta la máxima que fue de 32kms y un entrenamiento no anunciado.

Durante esos casi 3 meses de entrenamientos la vida me sorprendió con la muerte de mi abuelita adorada, mi Goyita del alma, no fue nada fácil, había decidido cancelar todo, no quería correr mientras no supiera que iba a pasar con mi abuelita, no quería despegarme de ella, pero  un día 3 o 4 antes de que falleciera me dijo. – Lau, quiero que corras ese Maratón, no se cómo, pero yo lo voy a correr contigo, mis piernas van a ser tus piernas, lo vamos a correr juntas, ahí  voy a estar-. Lo prometió y lo cumplió ahí estuvo y siempre va a estar.

Sin duda correr y entrenar para el maratón fue la mejor de las terapias, la mejor forma de poder canalizar mis dolores, mis alegrías, mis tristezas, todo aquello salió corriendo bendita bendición  y si, fue por ella, por mí, por cada una de las personas que han estado conmigo desde que comencé a correr, la Fundación EDI fue pieza importante para cumplir este sueño, por su apoyo y patrocinio, ellos ya también habían patrocinado la carrera de 5kms que organice a fin de año en San Juan Atlamica.

Llego el día de partir hacia Torreón, ya no había marcha atrás, ya no me podía rajar (tampoco quería), puntuales los “Addict Runners” amigos y hermanos corredores de la bellísma ciudad de Puebla, pasaron por mi para emprender el viaje a la que sería la aventura más grande, temida y alegre de mi vida, 14 horas de viaje por carretera, cruzando las carreteras del país, kms compartidos, llenos de películas, de música en mi ipod, de libros, de paisajes y de sueño con el que se duerme y con el que se vive.

Las 14 horas  valieron totalmente la pena, desayunamos, y fuimos a l entrega de paquetes que estaba justo enfrente del hotel, ahí bailamos, cantamos, ahí me convertí en Poblana por un día, ahí disfrute de la hermandad y buena vibra del equipo, ¿Quién dijo que correr no es un deporte de equipo, quién?, salimos felices y con una mochila que nos dieron en el paquete llena de sueños, de rps por romper, hasta fuimos entrevistados por una estación de radio de Torreón, que transmitía afuera el Gimnasio del Tec. Después fuimos a descansar un rato para por la tarde hacer nuestro último entrenamiento, un trote de 25 minutos por la calles aledañas al hotel, terminamos, estiramos y ahora si, no había marcha atrás, ya no, estaba a menos de 12 horas de conquistar una meta, de conquistarme a mi misma, de volver a nacer, de convertirme en plenitud.

IMG_3738

Creo que no pegue ojo en toda la noche, el tiempo parecía avanzar lento, lento, lento. Por fin, 5:00am sonó el despertador, todo estaba casi listo, tenis, pants, playera, chip,número y la foto de  mi abuelita la única persona que no me soltaría y me acompañaría durante todo el maratón, salimos de la habitación junto con mi amiga y hermanita Lu, el camión ya nos esperaba,  estaba a minutos de comenzar, a minutos, solo minutos, trate de desconectarme por uno minutos, para llevar a cabo mi ritual previo a cualquier carrera, no es nada raro es solo escuchar una de las canciones que más emociones me provoca, que me inspira, que me tranquiliza, que me regresa a mi centro a mi espacio, al aquí y al ahora “Standing In Motion de Yanni” hay estudios que aseguran que esta melodía tiene los mismos efectos que cualquier sinfonía de Mozart, es bendita y maravillosa pues.

Llegamos aproximadamente a las 6:30am, el maratón arrancaba a las 7:00am solo faltaba media hora, sin duda la más larga de mi vida, ahí nos tomamos algunas fotos con los AddicitRunners y con mi otro gran equipo los TwitterRunners, moríamos poquito de frío, algunos conservaban el calor dentro de bolsas de plástico y otros sentíamos en cada poro de la piel el frió, ese que cala, pero era más el calor del corazón y ayudaba a contrarrestar.

IMG_3740

De apoco nos fueron pasando a los corrales de salida, la emoción iba aumentando, la pasión se iba desbordando, dimos el conteo y arrancamos ¡POR FIN! Los kms fueron avanzando, la emoción iba creciendo y los nervios desapareciendo, mi amigo Armando me acompaño en los primeros 15kms cosa que agradezco mucho porque me ayudo a mantener un ritmo tranquilo y no querer salir disparada cual Speedy Gonzales.

Todo el recorrido fue maravilloso, no solo por que la ruta fue casi completamente plana sino por la gente de la Comarca Lagunera, que hizo y hace del Maratón Lala una tremenda e increíble fiesta, en cada kilometro había una porra, todos disfrazados y con su propio perfomance, pero sin duda lo que más me enamoro de Torreón-Gómez Palacio y Lerdo fue su gente, no hubo 1 metro de esos  42mil que no hubiera una persona, desde los más humildes regalándote sonrisas, aplausos y ánimos hasta los de mejor posición que te daban naranjas, chocolates, dulces, aguas, coca-cola, sin duda Torreón merece paz por que es gente de tierra muy buena.

IMG_3742

Todo transcurrí en orden, sin duda nunca había disfrutado tanto correr, por el km 22 las piernas empezaron a pesarme y un dolor en la espalda baja me empezó a molestar, sentía como los huesos de mi espalda hacían contacto en cada paso, -no siento, no duele, no estén molestando- me repetía para que ya no doliera, ahí me encontré con mi amiga Caro, que me acompaño hasta el km 32-33, sus porras, su ánimo y su sonrisa fueron muchísima mejor dosis de energía que cualquier isotónico que hubiera podido consumir.

Km 35 la “pared” le dicen, gracias a Dios nunca la ví, lo tope de frente para que supiera que al menos conmigo no iba a poder, y aunque las piernas cada vez dolían no iba a parar, adiós km 35! Sonreí, y seguí.

IMG_3588

 Faltaban 6, los más largos 6kms de mi vida, los que más dolieron, los que mas sufrí pero también los que más disfrute, los que me demostraron que lo quemanda es el corazón y no la mente, sabía que iba bien, que iba 3 minutos abajo del tiempo que el coach me había dicho y no deje de apretar, pasando el km 37 un señor  fuera de su casa tenía una mesa con envases de coca-cola, los que me conocen saben que no tomo refresco, pero se veía tan deliciosa y me hacía tanta falta que tome uno de los vasitos que estaba repartiendo con sus manos , lo bebí, no voy a decir mucho solo que esa coca-cola literal, me supo A GLORIA, azúcar pura, justo lo que necesitba para cerrar.

En el km 38 y medio me encontré a una de las personas que más me ha inspirado, mi querida Araiz, ¿coincidencia? No, Dios-cidencia diría yo, ella fue una de las culpables para que yo me animara a correr (luego les cuento la historia) y  encontrarla entre 4500 corredores fue algo padrísimo, quién mejor ella para acompañarme en esos últimos kilómetros. –Venga amiga- dile a tus piernas que si ya llegaron hasta acá no les vas a dar permiso de parar, que se aguanten, me dijo y ahí le seguimos.

Justo cuando faltaban 2 kilometros y los 195metros me voltea a ver y me dice –Lau, faltan 2 DEDÍCALOS  Casi lloro, voltee al cielo apreté la foto de mi abuelita y dije, -por mi, por ella, por mis hombres, por mi familia, por mi causa, por todos, 2 más, con todo-. Ahí apretamos un poco el paso, y la lagrimas comenzaban a aparecer.  Y el último letrero apareció 195 metros,  entramos a la última vuelta la gente aplaudía, gritaba, pasamos el letrero entramos al área de las gradas y casi al mismo tiempo gritamos ¡VENGA TORREÓN¡ Y si, Torreón exploto, cierre de ensueño, mejor no pudo estar, di lo último que traía, las piernas ya no las sentía, cruce (cruzamos) la meta, 3:55:10 marco el reloj como tiempo extraoficial. SI! Menos de 4 horas en mi primer maratón, una mano al cielo, otra a la foto de mi abuelita la mejor pacer que pude tener.

IMG_3745

Pare, las piernas se doblan, y ahí Ara y yo nos volteamos a ver, bien hecho amiga! Nos abrazamos, nos tomamos unas fotos y ahí mi tía y mi prima me gritaron –Lau, felicidades lo lograste, llegaste a la meta con Goyita- como pude (no podía ni caminar) las fui a saludar, ellas hicieron presente en el Maratón a toda mi familia, primero en el km22, luego en el 31 y desde luego en la meta.

Y a lo que seguía, lo primero que hice fue buscar hielo, sentía que los músculos de las piernas se abrían, tome unos trozos de las hieleras y comencé a pasarlos por mis piernas así arriba del pants, lo siento ahí no había de otra, caminamos hasta donde entregaban las medallas, incliné la cabeza, ahí estaba, la cereza del pastel, era mía, completamente mía, me la había ganado a pulso, no solo en esos 42,195 metros sino en los más de 600 kms de entrenamientos, en todas esas horas, lagrimas y gotas de sudor de cada uno de ellos.

Encontramos al equipo #TwitterRunners y #AddcitedRunners, nos tomamos fotos con los que iban llegando, nos abrazábamos, compartimos el mismo orgullo, la misma alegría, las mismas sensaciones.

Inmediatamente después de termianr nos entregaban un pequeño diploma con tu tiempo oficial 3:19:51 Si! Menos de 4 horas en  mi 1er Maratón, el objetivo había sido cumplido, de regreso no pude más, me senté en una banqueta y comencé a llorar, de alegría por su puesto, de satisfacción , de orgullo, de amor, de pasión, ahí, solo ahí pude ver mi foto, mi medalla, mi tiempo y decir MISIÓN CUMPLIDA!

Certificado Maraton Lala Resultados Oficiales Y para cerrar el maratón de ensueño, quede en el segundo lugar de mi categoría 18-24 años, sin duda alguna todo, absolutamente todo había valido la pena, no puedo ni podía pedir más, todo fue tan perfecto.

GRACIAS! A todos los que estuvieron conmigo en estos casi 3 meses de entrenamientos, a Mariano y Matías por ser, por estar, por aguantarme, por acompañarme y ser parte de mis aventuras, por tenerme paciencia y mucho amor.

A mis papás, a mi hermano, a mi abuelo, tíos, primos, amigos por sus porras, ánimos y estar siempre al pendiente, sin duda alguna sin todo eso no habría podido.

Gracias a los que compraron kilómetros e hicieron de ese Maratón, un maratón “Corriendo Por Sonrisas”

A mi coach Fer, por sus conocimientos, regaños y ayuda, sin duda hay que acercarse al que sabe, al que se prepara y conoce, buscar un coach y buscarlo a él sin duda fue la mejor decisión que pude tomar previo al Maratón.

Y a la Fundación EDI, por ser mi patrocinador, por ayudarme a cumplir mi sueño, por apoyar e impulsar a la niñez y juventud de México, con sus diferentes causas, espero poder seguir trabajando de la mano con ellos para fomentar el deporte en los niños, jóvenes y adultos, pero sobre todo para seguir ayudando a la gente que más lo necesita.

MISIÓN CUMPLIDA!

Ahora siguiente parada Maratón Chicago. GRACIAS TOTALES!

Laura.

Permalink 12 comentarios